Leyendas e historias de miedo mexicanas

encabezado

Las leyendas que acompañan esta tradición rodean nuestras calles e historia, sí son leyendas de miedo o como decimos de “mello”.

Una de las más conocidas es la de,

La Lorona

Existen varios relatos uno de los más conocidos es que esta mujer, según datos históricos recopilados por los españoles conquistadores, cuentan que una mujer que se aparecía para prevenir todo lo que iba a caer sobre los indígenas.

Otra version cuenta que, después de la conquista, se seguía hablando de esta aparición y  dicen se trataba de una mujer indígena la cual había tenido tres hijos con un español, pero que él después de casó con una mujer de alcurnia. Ella, en venganza, mató a los hijos y se volvió loca.

Bueno no los queremos asustar mucho así que podemos pasar a otro relato, pero si escuchan estos lamentos les recomendamos tomarse un tequila para darse valor.

Tenemos otra leyenda la de,

El Callejón del Aguacate o el Callejón del Diablo

Uno de los barrios más antiguos de la ciudad de México es Coyoacán, este lugar fue poblado desde tiempos prehispánicos y a la llegada de los españoles se utilizó como sede para gobernar, dentro de sus callejones y casa se esconden historias espeluznantes que hacen que se se te caigan los calzones.

La leyenda del Callejón de la Aguacate o el Callejón del Diablo, cuenta que un niño pedía dinero a todo al que pasaba por ahí, en esos tiempos pasaba a menudo un militar, el cual harto del mendigar del niño lo mató y lo ahorcó, desde entonces se dice que si pasas por ahí escuchas los llantos del niño cerca de un árbol, él mismo donde murió.

¿Ya sintieron ñañaras? Esperemos que no…

El Charro negro

El origen de ésta leyenda es incierto, pero lo más probable es que haya surgido durante la época colonial.

Se trata de un hombre de gran estatura, magro de carne hasta los huesos, semblante cadavérico pero, eso sí, altivo y galante, ataviado de impecable traje de charro, bajo el que se oculta la figura, dicen, que es un ente maligno y fantasmal, un emisario del diablo. Hay quienes sostienen, que suele cabalgar en su robusto caballo negro por las noches.

La siniestra misión del Charro Negro es recolectar las almas de aquellos que no posean un corazón puro y libre de avaricia; anda por los caminos y las terracerías, saludando a cuanta persona de a pie cruzase sus andares, invitándoles a compartir montura y acercarles a su destino.

¡Ay nanita!

Por último tenemos el de,

La Bruja

Se cuenta que en los pueblitos se ven a lo lejos grandes bolas de fuego, y que éstas son brujas, las cuales se desprenden de su piel y salen en las noches en busca de la vida de niños.

Una de las leyendas más famosas cuentan que durante la época colonial, un apuesto y galante caballero, rechazaba a muchas de las mujeres del pueblo, hasta que una de ellas (muy bella y joven) lo enamoró, él se casó pese a que todos le advertían que ella era una bruja.

Pues bien una noche él se percató que ella no estaba durmiendo junto a él, se asomó a la sala y vió la piel de la mujer tendida en el piso, él se horrizó y aventó la piel a la chimenea, la bruja al volver en forma de bola de fuego, no hallo su piel y escapó por las ventanas de la casa y se cuenta que nunca más se volvió a saber de la hermosa chica.

Para pasar este susto los invitamos a venir por un mezcal que cura todo mal o un tequila para que la gente duerma tranquila, o un taquito con buen sazón para que les calme el corazón.

20181029_144640.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .